HORTA DE SANT JOAN

El entorno


El entorno

La Terra Alta, junto a la Ribera d'Ebre, el Baix Ebre y el Montsià, forman parte geográficamente de las Tierras del Ebro, si bien es cierto que la Terra Alta cuenta con unas especificidades propias, tanto por lo que respecta al clima como al paisaje, un paisaje montañoso y salvaje donde sólo viñas, almendros, olivos y cerezas consiguen sobrevivir al clima rudo y árido.

La comarca tiene una tradición milenaria en el mundo de la viticultura, y su producción está reconocida públicamente por la Denominación de Origen Terra Alta desde 1982.

Del paisaje de la Terra Alta destacan las sierras calcáreas del Parque Natural de Els Ports, en Horta de Sant Joan, la Sierra de Pàndols y la Sierra de Cavalls; y por el otro, la Plana y el Altiplano. Un paisaje típico de mediterráneo interior, donde las viñas se encuentran situadas entre los 350 y los 500 metros sobre el nivel del mar.

La viña se cultiva en terrazos o en bancales, y el suelo de cultivo es, en general, de texturas medias, con buen drenaje, profundidad variable, rico en calcárea y pobre en materia orgánica.

La vocación vitícola del terruño da lugar a una producción de uva con identidad propia, sana, madura y con carácter, favoreciendo la calidad y expresión de variedades viníferas de maduración mediana y tardía, y donde la Garnacha blanca es la variedad emblema de la zona y la que mejor se adapta al clima regional, logrando aquí todo su esplendor en aromas, carácter, personalidad y matices.

Las peculiaridades de Horta de Sant Joan

Horta de Sant Joan, por su situación más al sur de la comarca, tiene unas especificidades propias. Mientras que el clima de la mitad norte de la Terra Alta es mediterráneo con tendencia continental, la zona sur recibe más influencia del aire marítimo. Además de esta influencia suavizadora, los efectos derivados de la altitud dan paso a ambientes más frescos y húmedos, en contraposición al clima más seco de la zona norte.

El Parque Natural de Els Ports, Reserva de la Biosfera, es el pulmón de la zona. Se trata de uno de los espacios mejor conservados del área mediterránea, y alberga una importante muestra de flora y fauna. En la zona de Horta, situada en la parte interior de Els Ports, y a causa de la altitud, el clima se transforma en submediterráneo, con un aumento de las precipitaciones y una disminución de la temperatura media.

Por la tarde, cuando sopla el viento de garbí (Sudoeste), las cepas están encantadas con la humedad. Pero Els Ports presentan grandes contrastes, y se puede pasar de la calma más absoluta al viento del Cierzo, mucho más huracanado pero que ayuda a hacer que las viñas sufran menos enfermedades.

Por todo, la viticultura de Horta de Sant Joan es más compleja y hace que la uva tenga sus propias particularidades.